Por Florencia Locascio

 

¿Cómo uno de nosotros puede estar feliz si uno de nosotros está triste?”

150528 Nairobi Congresso EdC 42 ridCon estas palabras sencillas, Geneviève Sanze**, nos situaba en el corazón de la identidad africana . La fuerte cultura comunitaria de las sociedades tradicionales africanas sigue latiendo, y nos dejó una profunda marca durante nuestra estadía en este continente con motivo del Congreso Internacional de EdC 2015.

La crisis económica, cultural, social y de valores pone a muchos en situación de no poder generar riquezas. La dignidad de muchos queda escondida tras la trampa de la pobreza. Recorriendo la ciudad de Nairobi y escuchando las historias de nuestros nuevos amigos africanos, nos encontramos con realidades dolorosas, grandes privaciones, situaciones de guerra arrastradas por generaciones, desigualdades profundas. Estamos de frente a las debilidades de nuestro desarrollo, las contradicciones de nuestro sistema económico.

Al mismo tiempo, durante nuetra estadía en el continente, nos sentimos acogidos como nunca antes, parte de una real familia. Las herencias culturales se iluminan en cada relato: “al pariente pobre no puede faltarle un lugar donde reposar”, casas de puertas abiertas para ofrecer un plato de comida al vecino, niños que son considerados hijos de todo el pueblo, grupos de familias auto-organizadas para la gestión de bienes comunes, “la naturaleza que no es consumida sino respetada”.

Atrapados en la trampa de la pobreza, muchos no podrán generar riquezas, pero sí ponerse en comunión, que es más importante que cualquier riqueza económica. Con la comunión cada uno encuentra la fantasía, la comprensión, el deseo de hacer algo con otros y por los otros”, subraya Geneviève. Comprendemos entonces:hay pobreza, pero no pobres, pues todos tienen algo para dar.

Pero no podemos estar tranquilos mientras haya personas que no pueden florencer por sus necesidades materiales y morales. La comunión verdadera nos invita a mirar la pobreza no desde una mirada sociológica, económica, sino mirar la vida de la persona que está en frente y aprender “a llorar juntos”, ser y dar juntos. ¿Cómo? “Frente a un pobre, si estamos preocupamos solo por ayudar, no reconocemos sus riquezas”.

Es ilustrativa en este sentido una metáfora usada por Luigino Bruni: un árbol no innova si no tiene tierra, luz, agua...pero la flor sólo saldrá si ya existía dentro del árbol. La naturaleza nos enseña sobre la subsidiariedad: los agentes externos sólo pueden ayudar si la innovación ya existe dentro.

Solo a partir de una relación de paridad, posible porque primero miramos las riquezas del otro, podemos intercambiar nuestras pobrezas y nuestras riquezas. Sin esta mirada profunda, podemos dar mucho sin generar nada.

 

** Se hace referencia a la ponencia de Geneviève Sanze titulada "Una Cultura de Comunión", realizada el 28/05/015 durante el Congreso internacional EdC-Nairobi 2015.

Videos

Luigino Bruni sobre la E.de C....

video School Virtuale Claritas Bruni 

 Fundación Claritas - www.claritas.org

EMPRESAS

 

ASAMBLEA INTERNACIONAL

ACCEDÉ A TODOS LOS CONTENIDOS

NAIROBI

  

Reportes

Organizaciones Asociadas

 edcinternacionalpolosolidaridadsumafrat

amumppunetone

 

 

ecoonenewhumanity

focolare

 

 

 cropped-untitled-1.jpg