Por Carolina Carbonell y Florencia Locascio

Una EdC, muchas vocaciones

Fuimos cerca de 80 los que nos reunimos en José C Paz, provincia de Buenos Aires, para nuestro esperado encuentro de Economía de Comunión de la región del Cono Sur. En esta ocasión tuvo una característica particular: fue 100% organizado por los jóvenes.

Charlas, testimonios, dinámicas, espacios de intercambios, juegos, y hasta un salón convertido en pub con banda en vivo para charlar de manera distendida; hubo actividades para todos los gustos.

Una empresa no basta” fue el lema, que comprendimos como una invitación a salir los límites de la empresa, a unirnos a otros; a la vez que un reflejo de la apertura de la EdC a empresarios, docentes, investigadores, consumidores, empleados, proyectos sociales, personas que atraviesan situaciones difíciles. “Para hacer una Economía de comunión se necesita de todos”, se dijo.

Durante el encuentro vimos mediante experiencias y reflexiones las características del líder de comunión, que es fuente de relaciones. La apertura hacia el otro, el estar atentos a las necesidades del contexto nos despiertan una creatividad que a veces se vuelve innovación social, como en el caso de la empresa Nomines, de Leandro Simeoni, amigo de la EdC, que vendió su auto para abrir un Contact Center donde trabajan personas con discapacidad, y que contribuye también a la integración haciendo interfases web y programas accesibles para todos. Comprendimos la importancia de estar siempre abiertos a construir nuevas relaciones y siempre dispuestos a compartir nuestras experiencias con todos los que soñamos con el mismo mundo.


El desarrollo nace del vínculo
, el vínculo da la confianza para generar cosas nuevas. Un claro ejemplo lo dio el Programa de Turismo Sustentable y Solidario NOA, donde Agustín Cabezas, junto a un equipo, acompaña a las comunidades indígenas y rurales que quieren desarrollar emprendimientos turísticos. A través de la AMU articularon un proyecto de microcréditos en la región noroeste de la Argentina.

Las empresas de la EdC, como cualquier empresa, atraviesan momentos de crisis. La diferencia es que tenemos la posibilidad de vivir estas crisis juntos. Situaciones de despidos, problemas económicos y de relaciones, robos, desastres naturales, algunos empresarios donaron con humildad sus experiencias y la situación de sus empresas.

Vimos como este carisma nos da lentes nuevos para encontrar la bendición aún en medio de la herida, para medir el éxito en relaciones de comunión, o bien para seguir apostando incluso cuando sentimos que la gratuidad es defraudada.

Nos sorprendimos de todas las vocaciones a la EdC que vamos descubriendo.

Un ama de casa contó sus experiencias de EdC, comprando en una humilde verdulería del barrio y no en el supermercado porque de esta manera sentía que hacía comunión con estos emprendedores que estaban haciendo un maravilloso esfuerzo por crecer.

Una docente comprendió el gran desafío que tiene por delante en la escuela con sus alumnos.

Un empleado de una empresa de EdC, sintiéndose parte de un cuerpo reconocía que cada parte era sumamente importante.

Alguien dijo “nuestro mejor tercio es amarnos entre nosotros”.

Párrafo aparte merece el momento dedicado a revivir a través de relatos, fotos y videos la Asamblea internacional de Nairobi de mayo de este año. Refrescamos junto a Genevieve Sanze un modo de ver que invita a descubrir primero las riquezas del otro, para luego compartir pobrezas y riquezas con igual dignidad. Pararnos frente a cada persona en situación de aprender.

Siete de los que viajamos a África compartimos nuestras vivencias y aprendizajes, como también el “Hoy” de la EdC: SALIR, JUNTOS y BIEN PREPARADOS, tal como propuso Emmaus, actual presidente de los Focolares en su mensaje a la Asamblea.

Mientras transcurría el encuentro nos enteramos que habían entrado a robar a una de las empresas de una empresaria que estaba participando, golpearon fuertemente a su empleado y se llevaron un vehículo de la empresa con una suma de dinero. Lo hemos vivido junto a ella compartiendo su dolor como propio. Una vez más la caja del cielo se abrió y finalizando el encuentro, sonó su celular, alguien le comunicaba que el empleado seguía recuperándose y que además habían encontrado el vehículo, con el dinero.

Todas las impresiones siempre son hermosas, pero nos impactó cuando un joven dijo: “Sé que quiero la EdC para mí, y estar aquí, entre Uds.”

La EdC ya existe en el corazón de las personas, y cada uno que se aproxime a ella para comprenderla, quién sabe si algún día también la descubra como propia, como pasión, tarea y meta. Pasión porque por ella vivirá, gozará ysufrirá. Tarea porque lo moverá a darle forma a su vida de acuerdo a sus principios y a difundirla con urgencia. Meta porque formará parte, como en un mosaico, de laconstrucción de un Mundo Unido.

GALERIA FOTOGRÁFICA

 

150911-13_Buenos Aires_Incontro EdC Cono Sud - Settembre 2015

Videos

Luigino Bruni sobre la E.de C....

video School Virtuale Claritas Bruni 

 Fundación Claritas - www.claritas.org

EMPRESAS

 

ASAMBLEA INTERNACIONAL

ACCEDÉ A TODOS LOS CONTENIDOS

NAIROBI

  

Reportes

Organizaciones Asociadas

 edcinternacionalpolosolidaridadsumafrat

amumppunetone

 

 

ecoonenewhumanity

focolare

 

 

 cropped-untitled-1.jpg